MI CONDUCTA, UN LEGADO

CategoriaLEGADO

No hay nada mejor que actuar de una manera correcta y cómo lo haría Jesús,

Desde siempre hemos estado atentas a lo que las demás personas nos van a dejar como legado, y pensamos principalmente en nuestros papás, abuelitos, etc. Porque son personas cercanas a nosotras de las que queremos aprender e imitar comportamientos, pero ¿cuántas veces te has puesto a pensar en lo que tú vas a dejar como legado?

En el último año Dios me ha sacado de mi zona de confort y me ha llevado a lugares que no imaginaba, y en este proceso he podido descubrir y entender distintas situaciones que antes podían no gustarme o simplemente con las que no estaba de acuerdo; y un día me di cuenta que “el legado” no lo dejan únicamente las personas que ya no están con nosotras o personas mayores (como mucha gente piensa), sino que se trata del EJEMPLO.

Yo no sé si ya pensaste en el legado que quieres dejarle a tus futuros hijos o nietos, y yo sé que puedes pensar que es demasiado rápido para pensar en eso, pero déjame decirte que no. Yo tengo 18 años, y en los últimos meses me he dado cuenta que dejamos de hacer muchas cosas porque “todavía no es el tiempo”. Tengo una hermana de 10 años, y ella se fija en todo lo que hago y en lo que dejo de hacer. Últimamente le he puesto atención a cómo ella me ve y cómo actúa, y en ella, mi familia y yo podemos ver reflejadas actitudes y gestos míos. Puede sonar gracioso o dirás “qué exagerada Sofi”, pero este comportamiento ella lo imitó y se apropió de él, lo que significa que he dejado un legado, aunque sea pequeño, pero eso es. Y con el paso del tiempo ella será más observadora e imitará más cosas, por lo que entendí que el legado que le pienso dejar a mis hijos lo debo empezar a construir ahora. No puedo esperar a ser mamá para empezar a comportarme de la manera en que me gustaría que ellos se comporten, o esperar a que ellos crezcan y sean observadores para vestirme como quiero que ellos lo hagan.

Cuando muera, no quiero que mis amigos me recuerden de una manera y mi familia de otra, porque eso significaría que mi comportamiento y actitud cambiaron porque yo tenía en la cabeza “el legado que le dejaré a mis hijos”, en realidad prefiero ser una mujer que actuó correctamente y por eso mis hijos DECIDIERON seguir mis pasos. Y nada mejor que estar rodeada de personas que siguieron mi ejemplo, y no porque yo sea importante o porque sea una mujer perfecta e intachable, sino porque en mí pudieron ver a Jesús y eso hizo que cambiaran sus malos hábitos y su actitud.

Mi consejo es:  no importa si tienes 15, 30 o 50 años, no hay nada mejor que actuar de una manera correcta y cómo lo haría Jesús, así impactarás vidas, y más de las que imaginas, y tu legado no será imitado solo por tu familia. Filipenses 2:5 “La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús”.

759 Visitas,


Relacionados

30 SEPTIEMBRE, 2019

UN NUEVO NIVEL

...

Read More

23 SEPTIEMBRE, 2019

TESOROS ETERNOS

...

Read More