NO PARES, NO TE DESENFOQUES

CategoriaLEGADO

¿Quién dice que la vida es fácil y color de rosa?
Eso pasa solo en las películas, ¿verdad? En realidad, en esta tierra a lo largo de nuestras vidas experimentaremos altibajos y la vida no será precisamente color de rosa, pues muchas veces vamos a pasar por momentos oscuros. Recordemos que en Juan 16:33, Jesús nos advirtió que en este mundo tendríamos aflicción, pero nos dijo que confiáramos en Él, porque es precisamente en Él donde encontraremos paz.

Cuando pensamos en un legado inmediatamente viene a nuestras mentes dinero o bienes, pero esta palabra se refiere a algo que deseamos dejar, delegar, o heredar a otros cuando nosotros ya no estemos acá, y también se refiere a heredar o pasar un hábito a alguien más, y en eso quiero enfocarme hoy.

La vida es como una carrera de obstáculos en la que enfrentamos diferentes trabas, dificultades o inconvenientes y dependiendo de nuestro entrenamiento o experiencia, algunos nos serán fáciles de enfrentar y otros no tanto.

¿Qué legado queremos dejar cuando ya no estemos en esta tierra? ¿Estamos entrenando lo suficiente para enfrentar cada obstáculo que se nos presente en el camino? O, ¿preferimos quedarnos tirados lamentándonos de habernos caído, lamentándonos de aquello que probablemente hicimos mal o de lo que nos pasó, y pensamos que lo mejor será abandonar la carrera y quizás rendirnos? O, por el contrario, ¿queremos que nuestros hijos, nietos, familiares, amistades o inclusive, por qué no, también aquellas personas a quienes nunca hemos sido de su agrado sepan que somos más que vencedores en Cristo Jesus? (Romanos 8:37) dice que sin importar lo que nos sucedió, lo que nos hicieron, o las malas decisiones que hemos tomado, somos capaces de levantarnos, limpiarnos y seguir adelante en la carrera de la vida, recordando que lo que dice en proverbios 24:16, que aún cuando 7 veces cayera el justo, 7 veces se levantará.

Siempre les digo a mis hijos que no se desenfoquen, que no quiten la mirada de los objetivos que los llevarán a alcanzar sus metas en la vida, y con esto también me refiero a no quitar su mirada de Cristo Jesús para algún día alcanzar la estatura perfecta, así como Pablo nos recuerda en Filipenses 3:12-14 que olvidando lo que quedó atrás, y las veces nos caímos al enfrentar dificultades en la vida, nos levantemos y sigamos hacia nuestra meta.

Así que, te invito a que analices ¿cuál es tu legado? Ya que ahora sabes cuál es el mío.

813 Visitas,


Relacionados

10 SEPTIEMBRE, 2019

MI DESTINO, MI LEGADO

...

Read More

23 SEPTIEMBRE, 2019

TESOROS ETERNOS

...

Read More